miércoles, 9 de noviembre de 2011

Los precios del aceite son ruinosos a pesar del almacenamiento privado

La segunda convocatoria para presentar las licitaciones y acogerse a la subvención por el almacenamiento privado terminará mañana. La Unión de Pequeños Agricultores señala que, a simple vista, la medida no ha supuesto que el mercado del aceite se recupere. Los precios son ruinosos.

Los agricultores consiguieron, con sus continuas demandas, que la Unión Europa (UE) diera el visto bueno, finalmente, a las ayudas para activar el almacenamiento privado pero, aun así, sigue en el aire una cuestión: “¿Sirvió en realidad para que aumentaran los precios del aceite?”. A simple vista, según los datos del sistema de información del Poolred, el valor del zumo de aceitunas solo se incrementó unos céntimos por cada kilo. En la última semana se vendió en origen a una media de 1,79 euros por cada 1.000 gramos, o lo que es lo mismo, 4 céntimos más que cuando terminó la primera convocatoria establecida para presentar las licitaciones. Si se tiene en cuenta la calidad, el virgen extra se paga ahora a granel a 2 euros, 8 céntimos más; el virgen se mantuvo prácticamente al mismo nivel (1,74) y el lampante pasó de 1,65 a 1,66.

El segundo periodo comenzó el 26 de octubre y acabará mañana mismo. Queda por saber cuántas toneladas se solicitarán y si serán más o menos que en el primero —cuando se dio el visto bueno a 19.000—. Mientras tanto, el deseo de los agricultores es que con ese nuevo anuncio los precios vayan en ascenso, aunque son conscientes de que, con una media de 1,79 euros por kilo, les resta mucho para poder llegar al mínimo de la rentabilidad. Tienen claro que, hoy día, aunque el almacenamiento privado pueda subir algo la balanza, el aceite se sigue vendiendo a un precio ruinoso. Se paga muy barato en los supermercados, y mucho más cuando sale de las almazaras.

Para el responsable de Agricultura, Promoción y Mercados de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Jaén, Luis Miguel Martínez, la activación del almacenamiento privado no influyó demasiado en el valor del aceite de oliva. “Nunca hemos creído mucho en esta medida, y lo podemos comprobar cuando se ha aprobado. La variación de precios ha sido mínima y no sabemos aún si la subida es porque había tocado tanto suelo que era imposible que bajara más o por la activación”, señala. “Lo que no puede ser es que se fije en 1,54 euros el kilo, cuando tendría que ponerse a 2 euros. Por eso es importante que se actualicen los precios, para que tengan un efecto. Si no, no tiene sentido y a la vista está”, considera. De hecho, los valores se establecieron en el año 1998 y los propios olivareros tienen presente que los costes de producción son mayores que lo que luego se paga por el producto estrella de la provincia. Sobre todo cuando los gastos o insumos se multiplicaron en los últimos años.

Por otro lado, Luis Miguel Martínez especifica que, a pesar de que se insistió tanto en este tipo de ayudas, la realidad es que no hubo demasiadas ofertas. “Desde UPA vamos a seguir reivindicando en que lo que puede cambiar la situación es la concentración de la oferta y la regulación de los precios. Solo así se podrá combatir que no haya manipulaciones para que los precios estén como están”, manifiesta.

En la primera convocatoria, Jaén fue la que más ofertas validadas tuvo —11.260 toneladas de aceite de oliva virgen—. Continuaron Córdoba, con 4,313; Granada, con 1.537; Sevilla, con 1.500 y, por último, Málaga, con 337 toneladas. El secretario de Agricultura de la UPA recordó que, además, la medida llegó cuando algunas cooperativas ya no contaban con existencias para pedir las ayudas a Europa.

Fuente: DiarioJaén

4 comentarios:

  1. Pero con los gobernantes que tenemos, por poco tiempo ya, ¿que vamos a esperar? pues la ruina para el campo, si no saben defender los productos españoles.

    ResponderEliminar
  2. Fernández (jefe de los empresarios madrileños) exige para los despidos una "autopista de facilidades", decía gráficamente hace unos días a Carles Francino (Cadena SER). Los empresarios han puesto cifras al programa del PP, tan calculadamente ambiguo. En un documento que la CEOE presentó de cara a las elecciones, proponen el despido procedente de 12 días y piden, por favor, que se evite la "satanización de la salida laboral", la manera pija de llamar al despido. Queda por saber si, tras leer el programa del PP, la prestación por desempleo será además recortada. Los empresarios agricolas no quieren firmar convenio este año quieren que la gente pague su sello y ellos pagan 0,12 centimos el kilo de aceituna.

    ResponderEliminar
  3. Los señoritos del campo quieren que la gente trabaje por la comida como antiguamente o en su defecto pagándole lo que al señorito de turno le parezca justo. Estos señoritos votan todos al PP, yo no votaré al partido que votan estos señoritos, votaré al PSOE.

    ResponderEliminar
  4. Los empresarios sugieren la “reducción de los costes del despido” equiparándolos “a los de los países del entorno” (marruecos,Argelia, Tunez, Egipto...etc) y que se establezca, entre otros, un “contrato en prácticas” ampliado a tres años “para todos los titulados”.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.