Mártires de Paracuellos: 75 aniversario de una masacre que regó la tierra de santos

Este año 2011 se celebra el 75 aniversario del inicio de la Guerra Civil. En el aspecto religioso, a raíz de esta contienda hay ya cientos de santos y beatos, que murieron asesinados por su condición de cristianos. De hecho, desde el 2007 la Iglesia Católica ha instaurado la festividad litúrgica de la memoria por los mártires de la persecución religiosa en España en el siglo XX y que se celebra desde entoncés el seis de noviembre.

Sin embargo, la Iglesia española está pasando de puntillas ante uno de los grandes fenómenos de la historia de la Iglesia universal. La persecución religiosa durante la Guerra Civil fue de las más atroces de la historia del cristianismo y el número de mártires así lo acredita. Se estima que 10.000 personas, entre obispos, sacerdotes, religiosas y laicos fueron asesinados en este corto periodo de tiempo. Muchos de ellos además murieron de manera brutal al inicio de la Guerra.

Han sido pocos los obispos que se han manifestado al respecto ante lo que debería ser una de las citas más importantes de la Iglesia española. Nunca una tierra ha dado tantos mártires en tan escaso tiempo. Sólo el prelado de Almería, el de Barbastro, la diócesis porcentualmente con más mártires y la clarificadora carta del obispo de Córdoba recordaron una fiesta de la que algunos se olvidan o se avergüenzan.

Del mismo modo, este domingo también se ha conmemorado el 75 aniversario de la matanza de Paracuellos, tierra regada con sangre de los mártires, y que posiblemente sea el lugar con más santos. El obispo de Alcalá de Henares, diócesis a la que pertenece este lugar, ha celebrado una Eucaristía en recuerdo del martirio que vivieron los ahora beatos que descansan en esta tierra.

La capilla del Cementerio de los Mártires de Paracuellos estaba a rebosar para recordar, con ocasión del 75 aniversario, el martirio de los 104 beatos cuyos restos mortales aún descansan en este camposanto. Junto a monseñor Reig Plá copresidieron la eucaristía un gran número de sacerdotes y de religiosos, entre ellos padres provinciales y representantes de muchas de las 20 órdenes religiosas a las que pertenecían los más de 200 religiosos asesinados en este lugar.

En su homilía, el obispo de Alcalá recordó "cómo los beatos de Paracuellos fueron requeridos por la Divina Providencia para dar testimonio, hasta el martirio, como testigos de la Fe. Amaron y perdonaron a quienes les tenían por enemigos con la certeza de la vida eterna. Sabían que su muerte no sería en balde; a ellos, Dios los llevó a su presencia, pero su sangre también se constituyó en semilla de nuevos cristianos y oración por la Iglesia, oración por sus verdugos, oración por el perdón y la reconciliación, oración por la paz, oración por España".

La Diócesis de Alcalá de Henares ofrece además algunos datos sobre estos mártires y beatos de Paracuellos. En el conocido como paraje del Arroyo de San José fueron asesinados miles de prisioneros mientras los presos, conocidos como ‘sacas’ eran trasladados desde distintas cárceles de Madrid. La matanza se produjo entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936.

En los archivos que se conservan se afirma que en el cementerio descansan miles de víctimas inocentes, de las cuales centenares de ellas eran menores de edad. Entre las víctimas había sacerdotes y seminaristas de al menos ocho diócesis: Madrid, Toledo, Getafe, Ciudad Rodrigo, Jaén, Lugo, Alcalá de Henares y del arzobispado Castrense.

Allí mismo también están los restos de centenares de religiosos de al menos 20 órdenes religiosas. Hay agustinos, capuchinos, carmelitas, carmelitas descalsos, claretianos, dominicos, escolapios, franciscanos, hermanos de las Escuelas Cristianas, hospitalarios de San Juan de Dios, jerónimos, jesuitas, marianistas, maristas, misioneros oblatos, paúles, pasionistas, redentoristas, sagrados corazones de Jesús y María así como salesianos. De entre todos ellos, Juan Pablo II y Benedicto XVI ya han beatificado a 104 y el próximo 17 de diciembre lo serán en la catedral de la Almudena de Madrid otros 22 misioneros oblatos, de los cuales 15 están en Paracuellos.

Igualmente, en este lugar de la Comunidad de Madrid también reposan cientos de laicos de movimientos como Acción Católica o la Adoración Nocturna, asesinados por ser cristianos.
  • La otra memoria histórica.
La persecución religiosa en España todavía tiene testigos vivos por lo que no hay que remontarse siglos atrás para hablar de las barbaries que es capaz de hacer el ser humano. Se cuentan en más de 10.000 los mártires durante la Guerra Civil donde un porcentaje muy importante del clero fue asesinado.

En este tiempo ejecutaron a doce obispos, entre ellos el de Barcelona. Todos menos uno murieron al inicio de la contienda. A esta cifra habría que sumar 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. Los seglares que fueron asesinados a causa de su fe ascienden a 3.000.

Pero también hubo auténticas masacres en otros puntos. Por poner sólo un ejemplo, el actual obispo de Barbastro, Alfonso Milián, recuerda las palabras de Juan Pablo II cuando habló de cómo el seminario entero de esta pequeña Diócesis fue asesinado. "¡Todo un seminario mártir!", exclamó el Pontífice, ahora también beato.

Esta pequeña diócesis también tiene a su obispo mártir, monseñor Florentino Asensio, cuya muerte fue una crueldad inimaginable. Una vez detenido y encarcelado fue trasladado el 8 de agosto de 1936 a una celda del Ayuntamiento. Fue sometido a todo tipo de vergonzantes vejaciones hasta el punto de cortarle los genitales en medio de las risas de todos los presentes. Mientras le empujaban le decían: "no tengas miedo. Si es verdad eso que predicáis, irás pronto al cielo". La respuesta de este obispo no pudo ser más clara: "Si, y allí rezaré por vosotros". Sus asesinos, poco antes de arrojarle a la fosa común, le robaron su ropa y sus zapatos y le arrancaron los dientes.

Fuente: LibertadDigital

17 comentarios:

  1. Buen artículo Felipe, también tiene que haber Memoria para estas personas que descansan allí y para otras muchas anónimas que murieron injustamente y que permanecen en el recuerdo de sus familias.

    ResponderEliminar
  2. Las guerras son lo peor que puede haber y más entre hermanos. Es una pena la gente que murió en la contienda y tras la misma. Da igual, llamense clerigos, rojos, fascistas, ricos, pobres, ect... Todo viene ocasionado por la avaricia, tanto de unos como de otros. Yo pido un recuerdo para todos, sin excepción. Nunca más.

    ResponderEliminar
  3. En el Madrid de 1936 todo estaba diabólicamente dispuesto por los órganos de poder, desde el Ministerio de la Gobernación a la Dirección General de Seguridad, desde la Junta de Defensa a su Delegado de Orden Público. El genocidio de Paracuellos, con los millares de presos de las cárceles de Madrid fusilados en un paraje solitario, al pie del Cerro de San Miguel, fue como un torrente de sangre que viniera a engrosar el caudal de masacres anteriores y posteriores en la España roja, sin contar los miles de asesinados en cualquier lugar por los chequistas que gozaban de facultad para registrar, detener, torturar, juzgar sumarísimamente y ejecutar a sus víctimas. Quienes no lo vivieron, señala García-Noblejas, no sabrán nunca la zozobra y angustia de la lectura de las trágicas listas para las “sacas” carcelarias, ni de los sublimes ejemplos de entereza, serenidad y entrega a la voluntad de Dios.

    Cada madrugada, la prisión en penumbra por temor a la aviación nacional, un miliciano leía a gritos, linterna en mano, la larga lista que portaba. Una vez cacheados los presos llamados, atadas fuertemente sus manos con bramante, alambre o cable eléctrico y, amarrados de dos en dos por los codos, eran subidos a camiones o autobuses en los que partían para su trágico y glorioso destino, siempre vigilados y amenazados hasta el último instante.

    Escalofriante itinerario de prisiones madrileñas de La Modelo, Ventas, San Antón, Porlier, patética relación de nombres y apellidos de Mártires asesinados, prisión y muerte de Pedro Muñoz Seca y de Ramiro de Maeztu, fusilado en Aravaca. ¿Cuántas víctimas reposan en el Camposánto de los Mártires de Paracuellos? No es posible señalar cifras exactas, mas no sería difícil establecer su número aproximado con nombres, fechas y procedencias. El número de sepultados en Paracuellos, incluidos los llevados de Boadilla del Monte, Ribas-Vaciamadrid, Torrejón de Ardoz y de otros lugares próximos (excluyendo los 800 del cementerio de Aravaca) supera con mucho las cifras señaladas por recientes estudios. El número de 8.354 Mártires que expresa el Archivero-Historiador de la Real Academia de la Historia, Arsenio de Izaga, en su obra “Los presos de Madrid”, puede ser el más aproximado hasta ahora.

    "El gran Holocausto"

    ResponderEliminar
  4. los rojos ¿son santos?

    ResponderEliminar
  5. Los rojos no son santos, los santos son los fachas que son los que iban a misa.

    ResponderEliminar
  6. Y fueron tan valientes que murieron perdonando a sus asesinos.

    ResponderEliminar
  7. Qué valientes los que se liaron a tiros para quitar al gobierno elegido democráticamente.

    ResponderEliminar
  8. iban a misa y la iglesia, complice de todo, los sacaba bajo palio como si fuera una custodia, jajaja El mundo al reves, los jueces juzgados y los franquistas......

    ResponderEliminar
  9. Altos cargos del Gobierno y del Partido Popular poseen apellidos más que venerados por los pocos defensores a ultranza que aún quedan en España de los métodos dictatoriales del caudillo ferrolano, por no hablar de los que ocuparon puestos institucionales de gran relevancia en la época de Franco y los ocupan en la gobernación actual, que “haberlos, hailos”, como dicen en Galicia, pues allí ordena y manda quien fuera ministro de Franco, Manuel Fraga Iribarne. El expresidente de la Xunta, que se jacta sin pudor, más bien con orgullo, de haber ostentado cargos políticos desde la etapa franquista hasta el gobierno actual, de cuyo partido, además, fue fundador, ocupó el Ministerio de Información y Turismo (1962) del Gobierno de Francisco Franco, además de ser el embajador de España en Reino Unido (1973) y vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de Gobernación (1975) tras la muerte del dictador, durante la etapa de Gobierno de Carlos Arias Navarro.

    ResponderEliminar
  10. Qué ha ocurrido o cambiado últimamente para lograr insuflar tal dosis de optimismo a los fascistas? El buen estado de ánimo por el que pasan los herederos ideológicos del movimiento terrorista que asesinó a 250.000 izquierdistas durante 40 años, lleva al fascio a celebrar el próximo mes de diciembre varios actos para enaltecer la figura del dictador.
    EN DICIEMBRE MISAS FASCISTAS Y FIESTÓN :
    No parece haber crisis económica para los fascistas, que celebrarán a primeros de diciembre una ”cena de hermandad y afirmación” en el selecto restaurante “El Faro” de El Pardo, antigua residencia de invierno de los Reyes de España. Previa y posteriormente habrán sido bendecidos en una de las misas fascistas en las cuales sacerdotes de la Iglesia Católica darán gracias a su dios por el “regalo” que supuso el nacimiento del terrorista Francisco Franco “Pakito” hace 119 años y lanzarán hechizos en forma de oración pidiendo velar el “alma” del caudillo.

    ResponderEliminar
  11. “UNA VEZ HICIMOS EL ESFUERZO Y LO CONDENAMOS”
    El PP condena en el Congreso de los Diputados la represión de la dictadura, no la dictadura, de Francisco Franco (Año 2002). El truco era doble: además de legitimar el golpe terrorista y el alzamiento fascista contra el estado democrático, el Partido Popular se ha quejado posteriormente porque había pactado con Alfonso Guerra que el PSOE no volvería a tratar el tema en las cortes. Han sido otros grupos por ejemplo IU y ERC los que lo han pedido después.
    ¿Tanto esfuerzo le cuesta a un partido político de “centro liberal” condenar una dictadura genocida?. Fuera de España, el cuento del centro no cuela: han sido varios los medios de comunicación, alguno de ellos conservador y de bastante prestigio como Financial Times, que califican al PP como un partido político que no ha logrado romper sus vínculos con la dictadura franquista.

    ResponderEliminar
  12. Hubo quien no se lió a tiros y lo asesinaron por no pensar como los socialistas.

    ResponderEliminar
  13. Me extrañaba a mi que no saliera ninguno diciendo que los malos eran los socialistas. El mundo al revés.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo 11:05, yo soy del PP y condeno el Franquismo, igual que mucha gente. Pero también me gustaría que "muchos otros" del PSOE o de IU, renegasen o condenasen la II República Española. Creo que es lo mínimo para todo político.

    ResponderEliminar
  15. De mundo al revés nada, lo que digo ocurrió así.

    ResponderEliminar
  16. Lo que ocurrió es que hubo un golpe contra un gobierno elegido democráticamente, ni más ni menos. Y los que dieron el golpe fueron Franco y compañía.

    ResponderEliminar
  17. Fue el psoe el que no aceptó el resultado de unas elecciones en la república.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil