Andalucía, naranjal de Valencia

  • El espectacular incremento de la superficie de cítricos en los últimos años no se corresponde con un gran avance en la comercialización: la región sólo exporta el 5,7% de la producción nacional y el Levante un 76%.
Si se cumple el aforo previsto, Andalucía terminará esta campaña de cítricos con una producción récord, 1.726.535 toneladas. Con altibajos, la región ha ido creciendo año a año en hectáreas y toneladas, hasta el punto de consolidarse como segunda región productora tras Valencia, con un porcentaje del 30% nacional frente al 60% del Levante en números redondos.

El avance andaluz, sin embargo, no va en consonancia con la comercialización, o al menos no en la medida esperable. El dato de exportaciones lo demuestra: Valencia vendió en 2010 por un valor de 1.948 millones y Andalucía por 146 [ver gráfico]. Es decir, el peso de la comunidad mediterránea es del 76%; el del Sur, del 5,7%, lo que no se corresponde con su volumen productivo.

¿Qué ocurre? Sobre todas las cosas, la tradición es muy difícil de romper. Valencia lleva más de cien años comercializando el producto. "Donde hay un comercial de frutas, allí hay un valenciano", ejemplifica Antonio Jiménez, responsable de Cítricos de Faeca, la federación de cooperativas andaluzas. "Todas las grandes marcas comerciales en naranja pertenecen a firmas sitas en Levante, fruto de un buen trabajo", afirma Tedoro Revilla, presidente de la asociación de empresas cordobesas Palmanaranja. Revilla añade que, en algunos casos, estas empresas llevan vendiendo cítricos durante tres generaciones.

Esta mentalidad comercial es la que hace que, cada año, lleguen a tierras andaluzas brokers valencianos dispuestos a comprar naranjas en bruto, procesarlas en su tierra y venderlas con el marchamo de origen valenciano, que en países de destino como Alemania, Francia y Reino Unido, es siempre un sinónimo de calidad indiscutida.

Hace unos días, la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, señalaba que aún hoy se vende un 40% de la producción andaluza directamente en árbol. Según Jiménez, en el Sur "no es un porcentaje alto el número de agricultores profesionales", y sí "hay muchas sociedades y profesionales liberales que aprovechando el boom del ladrillo invirtieron en fincas agrícolas". El objetivo, dice Jiménez, sería el de obtener una rentabilidad inmediata, al vender directamente del árbol. "No tienen mentalidad de comerciantes", añade.

A ello se le suma que la estructura cooperativa en Andalucía no tiene la fortaleza de la valenciana. Y, curiosamente, allí están mucho más atomizadas las explotaciones, en algunos casos de media hectárea. Pero precisamente por eso tienen más necesidad de agruparse. "¿Por qué los productores que están por libre no se incorporan a las figuras de concentración que ya existen?", se pregunta Revilla. "Porque hasta ahora no han tenido la necesidad real; mejor o peor, todos los años han vendido su naranja, la han cogido y la han cobrado. Además, al formar parte de una organización, el producto está más fiscalizado, y eso no gusta". Enrique Pérez, presidente de Asociafruit, introduce un factor más: las explotaciones andaluzas, al tener un carácter mediano, no tienen tanta necesidad de agruparse. Pérez defiende que es el mercado el que marca la situación: "El agricultor vende al mejor postor y le da igual si el comprador es de Valencia o no, ya que no hay denominación de origen a nivel regional".

Un desencantado Antonio Jiménez narra cómo los intentos de crear una gran cooperativa de segundo grado en los últimos dos años no han fructificado. En 2009 se redactó un informe técnico, auspiciado por la Junta de Andalucía y Faeca, para la integración de diez cooperativas. Dos años después, nada. Jiménez resume por qué esta operación quedo finalmente en agua de borrajas: "Es muy difícil llegar a acuerdos en este sector; todos dicen mi fruta es la mejor, nos miramos demasiado al ombligo". El cooperativismo, además, ha sufrido la última reforma de la PAC, que eliminó la obligación para el productor de asociarse a una cooperativa a cambio de ayuda por llevar el producto a transformación para zumos.

Precisamente el lapso de la crisis ha agudizado las debilidades andaluzas. Mientras Valencia crece en exportaciones [ver gráfico] la región retrocede a niveles de 2007. Pese a todo, hay mucha base para crecer , o al menos eso es lo que opina Teodoro Revilla. "Uno de los primeros pilares es contar con estructuras suficientes para poder garantizar a nuestros clientes un servicio de primer nivel, con altas garantías en seguridad alimentaria; este paso está dado, pero en los mercados cuesta mucho hacerse un hueco, no sólo por la ventaja del Levante sino por la gran competencia de otros orígenes, que producen más naranjas con costes más bajos". La base está, pero hace falta voluntad y una "exquisita" estrategia comercial.

Fuente: DiarioDeSevilla

13 comentarios:

  1. Me voy a dar una vueltecita por el pueblo para ver el maravilloso alumbrado que han puesto los del nuevo equipo de gobierno, ya era hora de que hubiera un alumbrado COMO DIOS MANDA. Seguro que los negocios agradecerán este ambiente tan navideño que ha puesto el ayuntamiento, sobre todo los bares, porque la verdad, como todo está tan bonito, anima a la gente muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. He tenido que llevar hoy a mi hijo a Andújar para que vea que estamos en Navidad porque aquí el pueblo está muerto, no parece que sea Navidad, más bien parece que estuviéramos de luto por la muerte de alguien o de algo.Creo que esto es un ejemplo de cómo están acabando con el pueblo, si la gente quiere ver algo de ambiente navideño tiene que irse a Andújar. Lástima.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de ver en la pagina del ayuntamiento lo del programa de radio. Felipe me gustaria que te entrevistaran sobre temas del pueblo y tu opinion sobre algunos temas y que dejasen un apartado para enviarles las preguntas. Espero que alguien vea este comentario y le de ecooo.

    ResponderEliminar
  4. 18:03, si llevas a tu niño a Andújar será para darte una vuelta por allí, no para que vea que estamos en Navidad, ya que ésta no empieza todavía porque debes de saber que las vacaciones de Navidad empiezan el 22 y duran hasta después de Reyes.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, poco puedo contar yo, pero vamos, nunca cierro las puertas al diálogo.

    ResponderEliminar
  6. Yo lo que sé es que en todos los sitios está puesto el alumbrado navideño, el árbol y demás. En mi pueblo no, lástima.

    ResponderEliminar
  7. El caso es criticarlo todo. Si hubieran puesto el alumbrado, seguro que tambien lo criticais, diciendo cosas como: "con la crisis que tenemos y el desempleo que hay, estos van y despilfarran el dinero pomiendo alumbrado y gastando luz". Sois de los que ni viven , ni dejan vivir. El caso es dar por saco como sea y a quien sea. A ver cuando os enterais, que el chupete se os ha acabado, que ya no hay chupete. Repito, ya no hay chupete.

    ResponderEliminar
  8. Que coño tendrá que ver el chupete con que pongan los adornos navideños, no tienes ni idea, yo voté a IU pero eso no significa que ahora sean todo alabanzas al nuevo gobierno municipal, ni mucho menos. Hay que decir las cosas como son y no venderse a ninguna sigla, cosa que tú parece que sí has hecho.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que hay que decir las cosas como son. Mas de 7 millones de euros de deuda y estais preocupados por unos adornos y unas luces de navidad. No engañeis y distraigais mas a la gente y no digas a quien has votado que se te ve el plumero a mucha, mucha distancia. Usar el sentido comun es lo que hay que hacer y si ganas 100 no gastes 200 que luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  10. Los de IU os váis a ver cada vez más solos y los grandes beneficiados van a ser los del PP.

    ResponderEliminar
  11. Te parece que decir la verdad es para quedarse solo, pues preferible estar solo que mal acompañado. A ver si nos enteramos ya de una vez que, esta situación en la que estamos, no la arregla ningún partido político, sino personas con sentido común sean del partido que sea. Que las políticas de los partidos solo benefician a los listos que pertenecen a ellos. Y a la gente normal como nosotros nos toca sufrir las consecuencias. Un gobierno de de concertación, es lo que hace falta en cada administración de este país, que deje de lado las políticas partidistas y se centre en resolver los problemas de desempleo, de falta de liquidez, de falta de educación, etc. Y que realmente mire al pueblo y sus necesidades.

    ResponderEliminar
  12. ¿Es prioritario, en la situación que están las arcas del ayuntamiento, hacer unas nuevas instalaciones para la Policía Municipal (remodelar antiguo consultorio)?. Sinceramente creo que no es prioritario, ni mucho menos. Ahí cosas mucho más importantes que eso.

    ResponderEliminar
  13. Hay cosas mucho más importantes que hacer en el pueblo, quiero decir.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil