lunes, 2 de enero de 2012

El aceite de oliva cierra el año con pocas operaciones y una severa crisis de precios

  • El mercado está parado y los precios siguen muy bajos pese a algún repunte puntual, lo que se traduce en escasa rentabilidad.
Compras a muy corto plazo de pequeños volúmenes «low cost» por parte de los operadores siguen marcando la pauta en el mercado oleícola, en un contexto de crisis económica y guerra entre la gran competencia que utilizan esta referencia como producto reclamo, lo que impide una mejora de los precios. El mercado está parado como «una balsa de aceite» y los precios siguen muy bajos pese a algún repunte puntual de la pasada semana, lo que se traduce en escasa rentabilidad tanto para los agricultores como para envasadores o las 1.744 almazaras españolas.

Las perspectivas apuntan que las cotizaciones se mantendrán durante algún tiempo en niveles próximos al desencadenamiento del almacenamiento privado, cuya activación ya urgen cooperativas, organizaciones agrarias y almazaras, además de la Administración andaluza, Comunidad que concentra la mayor parte de la producción. Los precios han oscilando esta semana entre 1,66 y 2,55 euros/kilo para el aceite de oliva virgen extra; entre 1,56 y 1,68 euros/kilo para el virgen y entre 1,520 y 1,56 euros para el lampante, según el Sistema de Información de Precios en Origen POOLred.

Del 24 al 30 de diciembre cayeron un 66,11 por ciento las operaciones -tan sólo hubo 41- respecto a la anterior semana con unas transacciones de algo más de 2.000 toneladas entre almazara entidades comercializadoras, con ligeros ascensos para las categorías de mayor calidad: un 1,85 por ciento de media para los vírgenes extra, hasta 1,87 euros/kg, y un 0,18 por ciento para los vírgenes, hasta 1,67 euros/kilo. Por el contrario, se depreciaron los aceites de calidad inferior, que se pagan a apenas 1,38 euros/kilo, un 2,85 por ciento menos. El precio medio de contado del aceite caía incluso el día 28 de diciembre hasta unos escuetos 1.545,53 euros por tonelada.

Si se comparan estos datos con los de la misma semana del año pasado, los valores acumulan importantes retrocesos en todas las categorías, que oscilan entre el -5,64 por ciento de los vírgenes extra al -12,17 por ciento de los aceites de calidad inferior. El descenso en los movimientos también es destacable respecto al ejercicio anterior: -66,11 por ciento en transacciones y -78,38 por ciento en volumen. Por su parte, del 30 de noviembre al 30 de diciembre de 2011 se han registrado en POOLred un total de 475 operaciones (-4,43 por ciento) y 36.518 toneladas, un 6,57 por ciento menos respecto al mes anterior Retroceden todas las categorías en este período: un -3,83 por ciento los vírgenes extra; un -2,49 por ciento los vírgenes; un -2,60 por ciento los lampantes y un -1,10 por ciento los aceites de calidad inferior.
  • Malos datos.
«El 2011 no termina nada bien en el sector; el mercado apenas se ha movido esta semana y los precios siguen cediendo», destacaron desde la lonja del aceite de Asaja-Córdoba en su tradicional sesión de los viernes y última de este ejercicio de 2011. Apunta valores de entre 1,80 y 1,92 euros/kilo para el virgen extra; de entre 1,65 y 1,68 euros para el virgen botella (1º) y de 1,50 a 1,56 euros/kilo para el lampante para refino (1º). Se mantiene los valores para el aceite de orujo en las refinerías de la provincia (760 euros/tonelada) y caen los del aceite de girasol hasta 960 euros/tonelada esta semana, según detalla la patronal agraria.

En cuanto a las operaciones a largo plazo, del 22 al 28 de diciembre de 2011 se han realizado en el Mercado de Futuros del Aceite de Oliva (MFAO) unos 650 contratos de futuros, con precios que han oscilado entre los 1.520 y los 1.630 euros por tonelada. Menos operaciones respecto a la semana pasada, cuando se ejecutaron 2.425 contratos de futuros, con tendencia de precios a la baja -hace siete días se movían entre 1.520 y 1.650 euros/tonelada-.

A cierre de sesión del viernes, el MFAO contabiliza 50 contratos con vencimiento en noviembre de 2012, la mitad de ellos a precios de 1,64 euros por kilo y los 25 restantes a 1,66 euros por kilo. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) detalla en su último informe semanal un descenso en la cotización del aceite de oliva virgen (-1,09 por ciento), lampante (-1,39 por ciento) y orujo crudo (-0,79 por ciento).

Fuente: IdealJaén

3 comentarios:

  1. la culpa es de cr24, seguro que en sus viajes a italia de intercambios ha mintado una red mafiosa de compra de aceite y va a hundir losprecios mientras mande el pacto del odio

    posdata.- es lo mismo que le dijo lucke skywalker a yoda sobre dark vader jejejeje

    ResponderEliminar
  2. ah por cierto una cosilla poruqe desde que esta bartolo de alcalde no has puesto las estadisticas del paro en marmolejo, joer que los que vivimos lejos tenemos curiosidad
    anda busca las estadisticas de paro de los ultimos 6 meses y las comprar con los mismos meses de 1 año antes

    ResponderEliminar
  3. Que estamos hablando de aceite que es lo que nos importa y no del paleolítico.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.