lunes, 28 de mayo de 2012

Lo que no se ha dicho en la camaña sobre el IBI y la Iglesia

En estos días las redes sociales hierven sobre el tema de la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (en adelante IBI) de que goza la Iglesia Católica.

Pocos, entendidos, y muchos, ignorantes, se atreven desafiantes a divulgar una mentira, o mejor, una verdad a medias, acerca de esta campaña, una más de la que ha sufrido la Iglesia a lo largo de su historia, la única diferencia es que ahora, ésta circula a través de Internet.

Creo que en algún momento hemos oído a algún desinformado proclamar públicamente "yo tampoco quiero pagar el IBI, como la Iglesia...", algunos hablan de ...la injusticia de que no page este Impuesto una entidad que tiene tantos millones... en propiedades, otros que si de un "paraiso fiscal, etc. etc. etc.

Pues bien, las redes sociales también sirven para emitir desmentidos e informar a muchos de esos incultos que, simplemente porque tienen un blog abierto o una clave de acceso a una red social se ven con el derecho de decir cuanto les venta en gana, ya que desconocen la diferencia entre el término libertad y libertinaje.

Aunque yo sé que con esta letras que estoy escribiendo no van a detener esta campaña, al menos me gustaría aclarar este extremo; y aunque la proporción no se mantiene idéntica en todas las provincias españolas, los datos que voy a dar sí pueden servir para, al menos, tener una referencia de las magnitudes de las que hablamos.

En la ciudad de Valladolid, por ejemplo, la Iglesia posee más de cuatrocientos inmuebles. De ellos pagan el IBI un centenar, es decir, el 25%. Los trescientos y pico que están exentos del referido Impuesto vienen a representar en torno a un 15% del total de 2.168 inmuebles radicados en esta ciudad que tampoco abonan el IBI. Dicho de otra forma: el 85% de los inmuebles que no pagan el IBI, no son de la Iglesia, y en este grupo encontramos partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, colegios, Gobiernos extranjeros, Cruz Roja, terrenos y edificios de ferrocarriles, entidades sin fines lucrativos, tras confesiones religiosas, ONGs, federaciones deportivas, y un largo etcétera.


Por tanto, ese privilegio de que goza la Iglesia también lo tienen muchos otros tipos de entidades y contra las cuales nadie dice nada al respecto. Se trata, simple y llanamente, de la aplicación de la Ley de Haciendas Locales, que remite a la actual Ley de Patrimonio y Mecenazgo. Este privilegio lo tenía inicialmente la Iglesia al amparo del Acuerdo firmado entre la Santa Sede y el Estado Español para Asuntos Económicos suscrito el 3 de enero de 1979 (acuerdo que tiene con más de 100 países en el mundo), y tras varias modificaciones normativas, dicha exención, junto con las que tienen el resto de entidades citadas, se rige en la actualidad por la ley 49/2002, de 23 de diciembre de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

Lástima que, por esa manipulación y poder de influencia tan grande que existe por parte de ciertos sectores, muchos de esos divulgadores no se hayan parado a reflexionar sobre el hecho de que muy posiblemente, algunos familiares suyos o de amigos, de los muchos que pueden estar pasando necesidad en España en estos momentos, quizás estén siendo atendidos o alimentados por algunas monjitas (de la Iglesia), comedores sociales (de Cáritas), o albergues sociales (de la Iglesia), o centro de desintoxicación (de la Iglesia), de la misma Iglesia que se ahorra el IBI cuyo importe iría de otro modo a parar a manos del correspondiente ayuntamiento. ¿Porqué no piden también el pago del IBI a los partidos políticos y sindicatos, o deportistas de élite, entre otros...?

Por favor, dejen ya a las Iglesia en paz. Seamos "tolerantes" y con "talante" como decía uno que gracias a Dios está ya casi olvidado...

Fuente: ContraCorriente

18 comentarios:

  1. Tanto partidos políticos como sindicatos pagan "religiosamente" (nótese la ironía) el IBI. Tú dices lo contrario y estás mintiendo y si eres creyente estás pecando, irás al infierno.

    ResponderEliminar
  2. No está pecando porque dice la verdad y rogaría a todos los concejales del partido de Rubalcaba (promotor de todo esto) que se abstuvieran de aparecer en las procesiones y demás actos religiosos porque ya está bien de atacar a la Iglesia y a los que formamos parte de ella. En los tiempos que corren si no fuera por la gran labor social que hace la Iglesia la cosa estaría muchísimo peor, así de claro.

    ResponderEliminar
  3. LOS PARTIDOS POLÍTICOS SÍ PAGAN EL IBI AL IGUAL QUE LOS SINDICATOS, no intentes engañar a la gente.

    ResponderEliminar
  4. El primer bulo que hay que desmentir es que «todo hijo de vecino» paga el IBI. No lo pagan, por ejemplo, los partidos políticos, los sindicatos, los locales de la Cruz Roja, las fundaciones, los consulados, las federaciones deportivas, las embajadas, los terrenos de la RENFE, los inmuebles destinados a usos religiosos de las comunidades hebreas, musulmanas o evangélicas, y otras muchas instituciones en virtud de la Ley 49/2002, denominada Ley de Mecenazgo. Con todas ellas, la Iglesia católica comparte el régimen fiscal especial que se concede a entidades sin fines lucrativos, como puede verse en el Título II de la citada Ley.
    Es fácil de entender: por ley, y no como privilegio, sino como exención fiscal compartida con muchas otras instituciones, no se paga el IBI por la Catedral de Burgos, como no lo pagan tampoco por el Museo del Prado, pero se pagan tasas que nada tienen que ver con el mencionado impuesto, como, por ejemplo, las de basura o las correspondientes al vado de una cochera.
    En la misma línea que busca el descrédito general de la Iglesia, se intenta hacer creer que el IBI eclesial supone un porcentaje altísimo sobre el IBI que goza de exención. Sirva como ejemplo para desmentirlo el hecho de que en Madrid, donde están exentos del pago del IBI edificios como el de la SGAE o el del Hotel Palace, podrían recaudarse 109 millones de euros si no existiera exención alguna. Sólo el 5% correspondería a la Iglesia católica. Algunos ayuntamientos están contribuyendo a esta ceremonia de la confusión. Saben bien que no está en su mano cobrar el IBI, salvo en los casos excepcionales que hemos citado. Saben que si envían el recibo de un edificio exento por ley, lo más probable es que se lo devuelvan. Y saben también que pueden seguir enviando a las parroquias a todas las personas desesperadas que ellos no atienden por falta de presupuesto, porque en este caso, no se devolverá a nadie y se acogerá a todos, sin pedir el dni ni la partida de bautismo.
    Por eso, conviene recordar que a los argumentos legales expuestos, cabe sumar poderosas razones morales. Parece lógico que se incentive y que se estimule -también fiscalmente- el trabajo de aquéllos que contribuyen con su labor a la configuración de una sociedad mejor. Así se hace en muchos casos. La Iglesia ni tiene ni quiere tener privilegios, pero tampoco ser discriminada. Desgastar la imagen pública de una de las instituciones que más está haciendo por la gente que peor lo está pasando en la crisis, solo puede responder a intereses que nada tienen que ver con el bien común. Afortunadamente, esa piel social que es la opinión pública (y la opinión publicada en los medios) no siempre va de la mano con los datos reales. Cada vez más gente llama a las puertas de la Iglesia, pero también, gracias a Dios, cada vez son más los que ayudan a sostener esa puerta, a pintarla, a arreglar las cerraduras y a mantenerla abierta.
    Allí, donde hay caridad y amor. La Iglesia ya estaba allí antes de la crisis, antes del IBI y mucho antes de que el IBI se llamara Contribución Territorial Urbana. Ya estaba allí y en esos mismos lugares va a seguir estando, al lado de los nuevos pobres cuando volvamos a ser nuevos ricos.
    Cuantos pertenecemos y amamos a la Iglesia, y todos aquellos de buena voluntad que quieran arrimar el hombro, vamos a seguir construyendo el edificio común. Quienes nos difaman, saben -porque ellos mismos lo experimentan- que responderemos al mal con el bien. Esa que muchos creen nuestra debilidad, es justamente nuestra fortaleza.
    Isidro Catela Marcos

    ResponderEliminar
  5. Claro, hombre. Los pobres son vuestros y cualquiera que intente atenderlos es vuestro enemigo porque os pisa el terreno. Desde luego, tu comentario solo se entiende desde tu bienestar. Si fuerais tú y tus hijos quienes no tuvierais qué comer hoy, ya veríamos si colgarías al cura o al católico que te da de comer en un comedor de Cáritas. Aunque quién sabe... el dicho "morder la mano que te da de comer" no se ha inventado por casualidad.

    ResponderEliminar
  6. Los sindicatos al igual que los partidos políticos sí pagan el IBI, la iglesia no paga el IBI, esta es la realidad, que no os engañen cuatro telefachas. Mismamente ayer le preguntaron a Rajoy y dijo que el PP sí paga el IBI de sus edificios, al igual que el resto de los partidos políticos y sindicatos.
    Pero hay más, la Iglesia no paga IBI, IRPF, impuesto de sociedades, no paga IVA, no paga nada. Que no os engañen.

    ResponderEliminar
  7. Vamos a ver, yo no sé que sedes de los partidos políticos pagan el IBI o no, pero de eso habrá un registro en cada Ayuntamiento.

    Eso sí, no me gustaría ver el apoyo a esta moción por parte de algún partido, mientras éste no paga IBI. Llámese PSOE, IU o PP.

    Por otra parte, de lo que estoy seguro es que la Fundación Ideas (PSOE) y la Fundación FAES (PP) no lo pagan. ¿A cuántos marmolejeños les ha dado alguna fundación un paquete de arrroz? La Iglesia, por desgracia, a unos pocos.

    Que poca vergüenza, estas mociones solo vienen cargadas de odio, rencor y ruina.

    ResponderEliminar
  8. A mi que me den el dineral que le dan a la iglesia y verás tú si reparto paquetes de arroz; eso sí, también pondría a mi nombre propiedades que no tienen dueño, ¿te suena Felipe?.

    ResponderEliminar
  9. España siempre ha sido un país bastante anticlerical, también bastante antimonárquico. parece que todo lo que huela un poco a protocolo o estructuras organizadas molesta. No estoy ni a favor ni en contra pero este odio a algunas instituciones es evidente. Lo que realmente sorprende es que luego, los que más critican a estos sistemas son a los que más les gustan los puestos. Es curioso, muy de izquierdas y mucho criticar a la Iglesia y nos damos tortas por coger un cetro para salir por la puerta de la iglesia en una procesión, tiene gracia

    ResponderEliminar
  10. Los que se dan tortas por salir con el cetro por la puerta de la iglesia no son de izquierdas, esos son sólo buscadores de votos. Os recomiendo que leáis detenidamente el artículo de Manolo Perales en la página de la asociación de vecinos del poblado de San Julián. http://aavvsanjulian.blogspot.com.es/2012/05/nuestra-historia-y-sus-personajes_20.html

    ResponderEliminar
  11. tergiversas la verdad a tu interes, mira que te va a castigar tu señor...
    Toooodos los españoles somos iguales, segun la Constitución, menos a la hora de pagar, pues que sea así.
    que pague todo "dios", partidos, sindicatos, iglesia, etc.
    y el jefe del Estado que no sea por nacimiento( aunque visto la clase politica que tenemos, no se que es peor)

    ResponderEliminar
  12. Demagogia barata, queda muy bien decir que pague todo el mundo pero a la hora de la verdad habría que ver ¿cuánta gente cobra el per teniendo más dinero que un funcionario público? cuántas licencias de obras se dan en todos los ayuntamientos de este país pagando la mitad y menos del presupuesto real? cuantos y cuántos puestos a dedo en empresa pública...de todos los partidos, que conste. Por tanto igualdad, igualdad... si, bonito decirlo pero la realidad es la que es, que el que hizo la ley hizo la trampa

    ResponderEliminar
  13. Sí, por lo visto la culpa de todo la tienen los que cobran las cuatro migajas del per. "¡te quiere i ya!".

    ResponderEliminar
  14. no, entonces la culpa de que este país esté en la ruina la tiene la Iglesia, por cierto, vete tu, que yo estoy aquí muy agusto

    ResponderEliminar
  15. Yo sé que tú no te vas porque, como diría uno al que tú seguro que adoras, lo fácil es irse.

    ResponderEliminar
  16. Al final vuelven los personalismos, lo facil es irse, lo difícil es quedarse, que si adoras a uno, que si odias a otro...muchas peleas y la situación no cambia. Me pregunto para qué tanta disputa si luego no sirve para nada real ni concreto

    ResponderEliminar
  17. El pueblo va como va, juicios y más juicios. No os perdáis mañana el pleno.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.