jueves, 21 de junio de 2012

Nuevo periodo de incertidumbre en la planta de Koipe en Andújar

  • Creen que la decisión, que no comparten, de trasladar durante dos meses a trabajadores a la planta de Alcolea "puede ocultar detrás algo más".
Los trabajadores de la planta de Koipe que el grupo Deoleo posee en Andújar (Jaén) van a solicitar a la compañía que presente un plan estratégico de futuro que aclare la situación actual, toda vez que temen que el traslado de empleados durante los próximos dos meses a la de Alcolea (Córdoba) "pueda conllevar detrás algo más", yendo a un progresivo "desmantelamiento".

Así lo ha indicado este jueves a Europa Press el presidente comité de empresa, Juan Martínez, quien ha explicado que la empresa ha comunicado oficialmente su decisión de que diez personas se desplacen en julio desde Andújar a la fábrica cordobesa y otras tantas en agosto, para lo que esgrimen motivos económicos y de producción que no comparten.

"Hablan de falta de carga de trabajo en el centro jiennense y es verdad que hay una situación mala con una sola línea de envasado, pero se le puede dar otra; siempre se ha complementado con la producción de Alcolea", ha comentado. En este sentido, ha defendido la compatibilidad de ambas plantas, de modo que la iliturgitana "puede envasar perfectamente" aceite producido en el municipio cordobés, como se ha hecho con anterioridad.

En opinión de Jiménez, el planteamiento "carece de lógica", ya que si se trata de optimizar recursos se podría llevar a Andújar parte de la producción de Alcolea, donde hay personal eventual, y evitar así los desplazamientos. Además, ha llamado la atención sobre el denominado "porte falso" que echaría por tierra el posible argumento de un aumento de costes por el transporte de la mercancía: "El 90 por ciento del aceite pasa por las puertas de nuestra planta, que tiene una posición estratégica", ha aclarado al respecto.

De todas formas y dado que la legislación vigente permite aplicar esta movilidad geográfica sin periodo de consultas, los empleados deberán recorrer cada día los 65 kilómetros que separan las dos factorías de Deoleo, que correrá con los gastos de desplazamiento, junto a lo cual el comité reclama también el abono de media dieta.

En cualquier caso, quieren saber si se trata efectivamente de una cuestión "puntual" y que, "independientemente de su carácter injusto, puede ser asumible" o "hay algo más". Y es, según ha dicho Jiménez, el temor de la plantilla, formada por unas 130 personas, es que se empiece con estos desplazamientos, se continúe con traslados permanentes y que "al final se acabe llevando el aceite de oliva a Alcolea y Andújar quede únicamente para la semilla".

Por ello, van a pedir al grupo que presente un plan estratégico industrial y de negocio que recoja las perspectivas futuras para confirmar si es una medida temporal o si, como creen, "debajo de la alfombra existe otra cosa". "Pensamos que sí, que el trasfondo es deslocalizar las marcas de Koipe", ha declarado el presidente del comité de empresa, que se reunirá la próxima semana para analizar posibles movilizaciones.

Fuente: EuropaPress

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.