lunes, 26 de noviembre de 2012

Así era y así es el mapa autonómico de España

  • Las elecciones en Cataluña ponen fin a cuatro años de grandes cambios en el reparto político por autonomías.
  • Los resultados de las autonómicas de 2011 cambiaron sustancialmente el mapa autonómico. Este mapa volvería a cambiar después, con nuevos resultados en Asturias, País Vasco, Andalucía, Galicia y Cataluña.
Año 2007.
Año 2012.

Las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo de 2011 supusieron para España el punto de partida hacia un cambio de signo político marcado indiscutiblemente por una debacle sin precedentes del Partido Socialista que, lastrado por las circunstancias económicas y el descontento generalizado con las políticas de José Luis Rodríguez Zapatero, dejó aquella primavera de 2011 un mapa más azul que nunca y cuyos resultados vaticinaron lo que ocurriría meses después cuando, el 20 de noviembre de 2011, el Partido Popular obtendría mayoría absoluta en las elecciones generales.

Tras aquella fatídica primavera para el PSOE nuestro mapa autonómico se parece en poco al que fue tras los comicios de 2007. El PP no solo mejoró sus resultados, sino que arrebató a los socialistas dos de sus feudos históricos: Castilla-La Mancha y Extremadura. En el primero, María Dolores de Cospedal quitó el bastón de mando a José María Barreda y acabó así con 28 años continuados de socialismo en la región. En Extremadura, el otro bastión de los socialistas hasta ese momento, la abstención de Izquierda Unida en el debate de investidura dio la llave del Ejecutivo autonómico al barón del PP, José Antonio Monago. El más que comentado cambio de rol de IU como castigo a la gestión de Fernández Vara no fue más que otro bofetón al Partido Socialista, que desde aquel momento quedó con dos únicos presidentes autonómicos en España: Patxi López y José Antonio Griñán.

  • Solo quedaron dos barones socialistas: Griñán y López.

También en Baleares los socialistas perdían el liderazgo y José Ramón Bauzá arrebataba a Antich el gobierno del archipiélago, del mismo modo que, en Aragón, Marcelino Iglesias se convertía en el último socialista al mando de la Comunidad, pues su sucesora, Eva Almunia, no resistía el envite del PP y de Luisa Fernanda Rudi. En Asturias también terminaba -aunque por poco tiempo- la tendencia socialista, ya que los votantes dieron el gobierno a FAC y pusieron al frente de su Ejecutivo a Francisco Álvarez-Cascos.

En Cantabria, los sufragios dieron la victoria al popular Ignacio Diego en sustitución de Miguel Ángel Revilla, del PRC, que en 2003 había interrumpido la tendencia «popular» en el gobierno cántabro. Por su parte, las regiones que ya eran «populares», como La Rioja, Madrid, Murcia, Castilla y León y Valencia revalidaban sus victorias y ampliaban su ventaja respecto a los anteriores comicios. En Navarra, Canarias, Ceuta y Melilla los colores políticos también se mantuvieron: UPN siguió gobernando en Navarra con Yolanda Barcina al frente, Paulino Rivero se mantuvo en Canarias gracias al pacto de Coalición Canaria y el PP también continuó en Ceuta y Melilla con Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda respectivamente.

  • Andalucía, último gran feudo socialista.

Lo del 22 de mayo de 2011 fue un aviso que el PSOE no pudo enmendar para las elecciones generales del 20-N. Después llegaron de nuevo las autonómicas en Asturias, donde un más que fugaz gobierno de Álvarez-Cascos dio paso a la nueva etapa del PSOE y el regreso del color rojo al mapa asturiano con la llegada al poder de Javier Fernández. Asturias estuvo, no en vano, a punto de convertirse en uno de los últimos reductos del socialismo en España, pues el Partido Popular ganó en Andalucía, pero se quedó a cinco escaños de la mayoría y un pacto PSOE - IU dio el gobierno a José Antonio Griñán a pesar de haber perdido 9 escaños en las urnas.

En Galicia, Alberto Núñez-Feijóo amplió la mayoría absoluta obtenida en los anteriores comicios logrando 41 escaños, tres más que en los anteriores. Además, Alternativa Galega irrumpió en el mapa como tercera fuerza política y el PSdG se desplomó perdiendo 7 escaños. En País Vasco, la anunciada victoria del PNV, que obtuvo 27 diputados, y la irrupción de Bildu como segunda fuerza dejaron con 16 diputados al PSE y con 10 al Partido Popular. La victoria de los de Urkullu ponía fin al pacto PSE-PP que había permitido que Patxi López se convirtiera en lendakari años atrás.

Los comicios de anoche en Cataluña ponen por el momento punto y aparte a los cambios que en menos de dos años han tenido lugar en nuestro mapa autonómico. La comunidad no cambiaba anoche de color y CiU seguirá gobernando la región, pero el estrepitoso fracaso del desafío soberanista y la pérdida de nada menos que 12 escaños respecto a 2010 deben dar que pensar a la formación que lidera Artur Mas.

Fuente: ABC

2 comentarios:

  1. ¡Cómo son estos chavales de Izquierda Unida!
    Un diputado de IU, obligado a devolver cuatro meses de sueldo por no asistir a los plenos.


    www.elmundo.es

    ResponderEliminar
  2. MI MAS SENTIDO PESAME PARA LA FAMILIA DE NUESTRO ALCALDE.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.