lunes, 8 de julio de 2013

El Gobierno de España prohibirá la aceitera rellenable en la hostelería

El Gobierno de España da un paso hacia adelante clave para el sector del aceite de oliva. El Ministerio se prepara para modificar el decreto de comercialización y obligar a los hoteles, bares y restaurantes a servir el producto en envases que no se puedan rellenar.

La Comisión Europea asestó un duro golpe a las ilusiones de olivareros y aceiteras. El pasado 23 de mayo, los jefes de Estado —presionados por Gran Bretaña, Países Bajos y Estados nórdicos— deshicieron la idea del comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, que pretendía prohibir las aceiteras rellenables en los 27 países de la Unión Europea. La pretensión de dar más seguridad alimentaria al consumidor con la obligación de servir el zumo de la aceituna en una botella que no se pudiera rellenar y que mostrara una etiqueta con su origen, calidad, marca y lugar de fabricación se derrumbó.

En cambio, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente —partidario de esta medida en Europa y que respaldó a Dacian Ciolos en esta “cruzada”— no da la “batalla por perdida” y legislará para que lo que no fue capaz de aprobarse en Europa salga hacia adelante en España. El Gobierno se dispone para prohibir las aceiteras rellenables. Se hará con la modificación del Real Decreto 1.431/2003 de 21 de noviembre que regula la comercialización en el sector del aceite de oliva y del orujo de oliva para obligar a los hoteles, bares, restaurantes y cafeterías a que usen envases irrellenables. Ahora se encuentra en fase de alegaciones. Sin duda, un aliciente importante para las empresas oleícolas que quieren asumir el reto de la comercialización o que ya están implantadas en el mercado. El Ministerio considera que se trata de algo necesario para garantizar la autenticidad del contenido de los envases y, por lo tanto, para defender los intereses de los productores y consumidores, así como la lealtad en las transacciones comerciales.

Asaja Jaén valora el esfuerzo del Ministerio para hacer realidad esta “vieja reivindicación” del sector, pese a que está parada en Bruselas. No en vano, la organización agraria recuerda que lleva más de siete años con la lucha por esta iniciativa a través de organismos, como el COPA-Cogeca —los representantes de los agricultores en Bruselas—. “Esperemos que la UE tome nota de esta medida, una vez que se implante en España y otros países aceiteros”, apunta Luis Carlos Valero, gerente de Asaja. Además, continúa: “Se trata de algo esencial para que el zumo del aceite de oliva llegue impoluto a los consumidores”.

Por otro lado, Cooperativas Agro-alimentarias de España se muestra satisfecha con la decisión del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. Manifiesta: “La aceitera tradicional mantiene al consumidor desinformado sobre el producto y afecta negativamente a la imagen y su calidad, ya que la práctica corriente de rellenado altera las características organolépticas, lo que genera mala apariencia y olores desagradables”.

Fuente: DiarioJaén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.