7 comentarios:

  1. Y la bolsa de trabajo cuando sale???
    Para ir preparando papeles que luego no da tiempo

    ResponderEliminar
  2. Pero las hay cosa que antes no habia listillos antes a dedo y de los que tenian el carnet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes había sorteos chaval. Ahora hay bolsas en enero a las que no se pueden apuntar mucha gente que está trabajando en la aceituna, y esa bolsa de enero recordemos que sirve para todo el año.

      Eliminar
  3. A que bolsaos referiis o hay alguna nueva si alguien sabe algo.gracias

    ResponderEliminar
  4. Sorteos que siempre salian los mismos que suerte tenian la virgen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es mentira y lo sabes, cuando yo estoy viendo a la misma gente trabajar es ahora.

      Eliminar

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil