miércoles, 14 de mayo de 2014

El abanico de la vergüenza. Otra vez con el PSOE de Marmolejo tenía que ser. No aprenden, no cambian | Viene de Pregonao

  • Esa costumbre tan marmolejeña de ver juntos y de la mano a empresarios ambiciosos y políticos endiosados.


La cabra tira al monte, es inevitable, y luego pasa lo que pasa; que llegan los malos entendidos, las torpes explicaciones y los dimes y diretes al estilo ya tan gastado de "yo no sabía....", "a mí nadie me dijo....", "lo hice sin pensar que....", "si lo llego a saber...", la verdad es que hay chavales que mienten mejor que algunos políticos, o al menos da gusto tragarse sus bolas y hasta están graciosos cuando se les pilla en un rehuse y se justifican diciendo lo primero que se les pasa por la cabeza. Aún así no seamos mal pensados desde el principio.

La verdad es que, al final nos va a pasar que, las técnicas de marketing modernas, no están bien vistas en los actos políticos en los tiempos que corren. ¿Qué daño le hacía a nadie, el anagrama de una constructora de Marmolejo impreso en los abanicos del mitin de la Rosa II, junto al del Psoe? Pues nada, ¿también le van a sacar punta a esto?

Leer noticia completa en Pregonao en Marmolejo (pincha para acceder a ella)...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.