Cáritas Diocesana de Jaén atendió a 34.687 personas durante el 2013


Cáritas Diocesana de Jaén atendió a 34.687 personas en la provincia durante el pasado año 2013.  La cifra asciende a 130.890 si se tiene en cuenta las personas que se beneficiaron de la ayuda (familiares). El número total de ayudas proporcionadas es de 245.548, 100.000 más que en 2012. “Una Cáritas que habitualmente estaba atendiendo a unas 60 personas, durante el 2013 ha estado atendiendo a 240 o 250. Si antes a una familia la atendíamos una vez al mes, este año la hemos tendido que atender 3 y hasta 4 veces”, aseguraba D. Rafael López-Sidro, Director de Cáritas Diocesana de Jaén, durante la presentación de los ‘Números con rostro’, el pasado martes, 17 de junio. 

En la rueda de prensa, que tuvo lugar en el Obispado de Jaén, estuvieron presentes, además, el Sr. Obispo D. Ramón del Hoyo López; el Sr. Vicario de Caridad, D. Juan Raya; y el Vicario de Comunicación, D. Antonio Garrido.



“Detrás de todos esos números hay personas. Personas con historias, personas con familias, personas con drama en muchos de los casos y personas también con esperanza. Personas que en este tiempo con la ayuda de Cáritas, con la participación en los programas han encontrado algo de esperanza para sus vidas”, afirmaba Raya.  

“El tesoro más importante para nosotros de Cáritas es las 1.500 personas que trabajan en las 200 Cáritas de la diócesis. 1.500 personas que atienden todos los días, robándole a sus familias, al sueño, a su trabajo, a su ocio… y se dedican a atender y a ser el rostro misericordioso de la Iglesia en este momento tan difícil para la mayoría de esas familias”.  

“Esta presentación, estos números los hacemos en el día del Corpus, para nosotros sacramento de la caridad, sacramento del amor por encima de todo, donde la Eucaristía, que celebramos de manera especial en estos días, reaviva en nosotros la conciencia de que brille el amor, pero también la esperanza. Desde este misterio del amor y la esperanza, nosotros invitamos a todos los cristianos a escuchar y a mirar la realidad desde los pobres, desde la realidad de pobreza tan cercana en nuestra vida diaria”, continuaba el Vicario de Caridad. 

Por su parte López-Sidro explicaba que “en 2013 hemos tenido unos gastos de 4.954.780, lo que significa lo que significa un incremento con respecto al 2012 de 238.214 €. Este incremento se ha producido fundamentalmente en diversos conceptos como es alimentación y acogida y asistencia”.  

Asimismo, afirmaba que se repartían 1.368.177 kilos de alimentos, lo que suponía el 27% del presupuesto y 124.317 intervenciones. En alimentación el total de destinatarios  (entrega de alimentos y comedores sociales) ha sido de 96.529. El número de ayudas prestadas a estas personas durante todo el año ha sido de 205.864, de las que algo más de 81.000 han sido comidas servidas en los comedores sociales de Jaén, Linares, Martos, Porcuna y Úbeda. 

En cuanto a la acogida y asistencia, “que es el reto de los servicios que afectan a las necesidades básicas primarias”, se ha gastado 769.501 euros, con los que se han hecho  frente a recibos de alquiler, agua, luz, ropa, becas, gastos sanitarios, etc. 

En cuanto a los ingresos y gastos, el Director de Cáritas Diocesana destacaba el incremento de los gastos con respecto al año 2012 en 238.214,80 euros, lo que ha supuesto un déficit a final de año de 440.811.74 euros. Subrayó, igualmente, un aumento de las ayudas de entidades privadas y de las Administraciones Públicas, en especial las concedidas con cargo al IRPF, si bien, a día de hoy, las subvenciones públicas aún no han sido abonadas en su totalidad. En lo referente a los recursos privados, estos se redujeron en 2013, aunque la cantidad ingresada sigue superando con creces el 50% del presupuesto total. Mientras la colaboración económica de particulares desciende, crece, por el contrario, el número de voluntarios que colaboran con Cáritas en Jaén. 

Finalmente, el Sr. Obispo quiso destacar la buena gestión y la transparencia de las cuentas de la organización. 

“Nuestra sociedad creo que debe dar las gracias, no sólo a Cáritas sino también a otras instituciones que de una forma u otra están sacando a muchas personas de sus dificultades. Lo característico de Cáritas es que lo hace mirando en esos necesitados el rostro de Dios y eso es lo que no hay que perder de vista. Esa es la gran diferencia de unas instituciones a otras, se hace por amor”, afirma Monseñor del Hoyo. 

“Hay muchas necesidades y hay mucho sufrimiento. Y esos rostros no se ven ni en las terrazas, ni en las carreteras, ni en las playas, sino que están sacando adelante, como pueden esas situaciones difíciles. Y no son ni uno, ni dos. Ordinariamente son las personas que no hablan porque les da vergüenza, les cuesta abrirse  a esa realidad porque parten de un momento en el que han vivido de otra forma. Porque el que está acostumbrado a pedir lo hace abiertamente, pero hay personas que no se atreven y eso es preocupante”, culminaba. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil