La Iglesia rinde cuentas

  • Ha dado 2.400.000 comidas y ha atendido a 3.500.000 personas al año.
  • Los 2.458 centros católicos concertados ahorran al Estado 3.601 millones.
  • Cada euro empleado en la Iglesia rinde como 2,39 euros, sostiene la Conferencia.
  • 10 millones de personas acuden semanalmente a misa.


Consciente de que tiene poco que ocultar y mucho de que presumir, la Iglesia católica española rinde cuentas claras y transparentes. Con una memoria anual, repleta de cifras realmente elocuentes, sobre todo en el ámbito socio-caritativo, que hablan por sí solas: 2.400.000 comidas al año y 3.500.000 personas atendidas en sus 8.130 centros asistenciales.

Grandes cifras que, desglosadas, suenan así de bellas: 88.500 personas fueron orientadas y acompañadas en el proceso de búsqueda de trabajo; 61.300 personas mayores y con alguna enfermedad o discapacidad fueron atendidas; 58.000 inmigrantes recibieron ayuda en su situación; 18.500 familias fueron acompañadas en centros de orientación familiar; 18.400 personas recibieron asesoría jurídica; 15.400 drogodependientes recibieron asistencia; 7.900 niños y jóvenes fueron acogidos en centros para la tutela de la infancia; y 5.900 mujeres víctimas de violencia fueron acogidas y ayudadas.

Tampoco se queda manca la potencia eclesial en el ámbito educativo, con 2.620 centros de enseñanza, en los que cursan sus estudios 1,434.524 alumnos. Sin contar con los 78.962 alumnos que se forman en universidades católicas. Y es que "el servicio de la Iglesia al desarrollo de la sociedad de la que forma parte está visible en la cantidad de centros educativos y asistenciales con los que colabora para el beneficio de todos".

Más aún, la memoria de la Iglesia asegura que la institución, con sus centros, le ahorra al Estado grandes cantidades de dinero. En concreto, "3.601 millones de euros es el ahorro que supone al Estado los 2.458 centros católicos concertados".

Y no digamos en el universo del patrimonio artístico. Desde los 22 bienes culturales Patrimonio de la Humanidad, a los 3.168 bienes inmuebles de interés cultural o "la presencia de la Iglesia en cada localidad, por pequeña que sea, que permite disfrutar de un valioso patrimonio, protegido y conservado por el pueblo cristiano durante siglos".

  • La mayoría de los ingresos, del cepillo

Toda esta ingente labor la realiza la Iglesia católica con fondos provenientes de tres fuentes: Un 38% proceden de aportaciones directas de los fieles (cepillo o cuotas fijas); el 25% procede de la asignación tributaria, y el resto son ingresos por patrimonio o por otras actividades.

Pero quizás de lo que más orgullosa se siente la institución católica es de sus voluntarios. "Muchas personas cuya aportación más valiosa es el tiempo. Millones de personas entregando unas horas a la semana, son millones de horas de un valor incalculable de quienes están orgullosos de ser Iglesia y de colaborar con ella". Más aún, "cada euro empleado en la Iglesia rinde como 2,39 euros".

A todo ello contribuyen también las cruces que marcan en sus declaraciones de la renta los católicos o los que quieren ayudar a las obras de la Iglesia. Por eso, la memoria señala que "a pesar de la continuidad del contexto económico desfavorable, en 2012 ascendió el porcentaje de personas que quisieron colaborar con la Iglesia a través de la Declaración de la Renta, aumentando así ligeramente el importe total recaudado".

Es decir, un total de 9 millones de contribuyentes marcan la X a favor de la Iglesia católica en nuestro país, aproximadamente 900.000 más que los que lo hacían en 2006.

  • Bienes materiales y espirituales

La Iglesia católica es una institución samaritana pero también y sobre todo de carácter espiritual. Su misión, como dice monseñor Blázquez, es triple: "Celebrar la fe, anunciar el Evangelio y vivir la caridad". Su labor explícitamente religiosa la realiza a través de 70 diócesis y 23.000 parroquias atendidas por 19.000 sacerdotes, 540 santuarios y 860 monasterios. A los sacerdotes hay que sumarles 46.311 frailes y monjas, 1.321 seminaristas mayores y decenas de miles de seglares.

Su trabajo pastoral contabilizado en horas arroja el siguiente resultado: "Más de 49 millones de horas se dedican a la actividad pastoral por sacerdotes, seglares y voluntarios. Servicios sacramentales y atención pastoral, catequesis y actividades formativas son las áreas principales en las que se desarrolla toda esta labor".

Y es que "10 millones de personas acuden semanalmente a misa" o "más de 24 millones participaron el año pasado en romerías y fiestas religiosas". Además, se celebraron 268.810 bautizos, 245.427 primeras comuniones, 110.062 confirmaciones, 131 ordenaciones sacerdotales, 62.847 bodas, sin contar las confesiones y las unciones de enfermos. La España de Felipe VI sigue siendo católica, apostólica y romana.

Fuente: ElMundo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil