miércoles, 20 de agosto de 2014

El parque de la participación ciudadana | Viene de AAVV San Julián

La arboleda perdida.
El pasado 25 de julio, esta asociación vecinal solicitaba mediante escrito con nº de R. E. 5514, dirigido a  D. Bartolomé Soriano González, alcalde de Marmolejo, autorización para hacerse cargo del cuidado y mantenimiento de parques y jardines de San Julián, en colaboración con el personal técnico del Ayuntamiento.

Dicha solicitud fue contestada 6 días más tarde, el 31 de julio de 2014, en los siguientes términos, cito textualmente:

“En relación a su solicitud de fecha 25/07/2014 y nº. 5514 de R. E., de autorización para realizar el mantenimiento de parques y jardines del Poblado de San Julián, en colaboración con el personal técnico del Ayuntamiento, he de comunicarle que por parte de esta Alcaldía se accede a lo solicitado, agradeciéndole de antemano su gesto altruista y voluntario en aras de mejorar la defensa y el mantenimiento del bien público.

     Un saludo.”

Fdo:         EL ALCALDE.

(Una copia del original, se encuentra expuesta al público en nuestro tablón de anuncios).


Y nosotros que tanto hablamos de “participación ciudadana”, hemos cogido el toro por los cuernos y nos hemos puesto manos a la obra, hoy no ha transcurrido ni un mes y los rosales de la plaza vuelven a florecer, porque se riegan, se abonan, se tienen limpios de malas hierbas, es decir, se cuidan como antaño lo hacía, con todo el cariño del mundo, Pilar la “jarrisa”, una vecina de San Julián desgraciadamente ya fallecida, pero ahora otros hemos recogido el testigo y ese espíritu de servicio a la comunidad sigue vivo.


Antes.
Hace dos años publicábamos en este blog un artículo titulado “El parque de la vergüenza”, donde denunciábamos el deplorable aspecto que presentaba el parque de la entrada que aunque disponía de instalación para riego, nunca se había regado porque el agua del pozo público se derivaba a uso privado del por entonces todavía señor presidente de la E. L. A.


Ahora.
Hoy los árboles ya están hartos de agua, abonados y todo el recinto limpio de malas hierbas y es que hasta que “Frasquito el de 1” no arranca su viejo tractor………………………., en fin, esto es PARTICIPACIÓN CIUDADANA, con mayúsculas y ahí están sus efectos, cualquiera que pase por el lugar, a no ser que quiera mirar para otro lado, que me imagino que los habrá, podrá apreciar el cambio.

Pero pensamos que la participación ciudadana va más allá de poner nuestros recursos humanos a trabajar por el interés general, porque si los años perdidos han sido consecuencia de una gestión de lo público de dudosa legalidad, de un manejo de fondos públicos al margen de la ley y no lo decimos nosotros, lo dice el informe de intervención contemplado en el expediente de supresión de la E. L. A. que recomendó bloquear la cuenta bancaria de San Julián, si en definitiva existe indicio de delito, nadie con responsabilidades públicas puede mirar hacia otro lado que no sea el de la fiscalía anticorrupción y los tribunales de justicia, nosotros, los ciudadanos, tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.