Madrugá | Jesús, 6:00 en la Iglesia de Jesús

...y de repente, Estrella

Desde la fundación y posterior refundación de nuestra Hermandad (el 15 de mayo de 1939, siendo presidente Andrés Vidal Rodríguez), siempre hemos tenido a Jesús Nazareno como único Titular. La actual Imagen fue donada por Don Teodoro Martel y Doña Teresa Bernuy, Condes de Villaverde la Alta, en 1887, y aunque desconocemos a ciencia cierta su autor, sa- bemos que data de la segunda mitad del siglo XVII, en torno al año 1650, y como fecha muy tardía, 1715. Aunque ha procesionado junto a varias Imágenes -conocido por todos su lazo con la Virgen de los Dolores-, los que vivimos hoy día lo recordamos solo, y esto fue así hasta la Semana Santa de 1990, cuando se incorporó a nuestra Estación de Penitencia, la Virgen de la Estrella. Un año antes, siendo presidente Juan Fuentes Casado, la Hermandad se embarcó en un proyecto ilusionante: que tras Jesús vaya su Madre. En un primer momento, se planteó ofrecer la tarea a algún escultor, pero la familia Lara Medina (hermanos de nuestra Hermandad), conociendo las intenciones de la Junta de Gobierno, ofrecieron una Imagen de la Santísima Virgen María. Tras visitarla y viendo el buen sabor de boca dejado, la Hermandad inició el proceso de incorporación como Titular: asamblea de hermanos, procedimiento con el Obispado, modificación de Estatutos,... y su inclusión en el nombre, pasando a ser, “Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen de la Estrella”. De este modo, manteniendo la advocación que ya disponía, la Virgen de la Estrella procesionó por primera vez en la madrugada del 13 de abril de 1990. Así, tras décadas protagonizando la madrugá en la más rigurosa soledad, Nuestro Padre Jesús inició su habitual camino hacia el calvario, pero a partir de entonces, acompañado de su Madre, la Santísima Virgen de la Estrella, que año tras año ha ido ganado ese ‘protagonismo silencioso’ que siempre ha caracterizado a la Virgen María: en un segundo plano; pero siempre cerca de Jesús, con dolor; pero fiel a la voluntad del Padre. En definitiva, un ejemplo para todos nosotros, y precisamente, siendo este año el XXV Aniversario de su llegada les queremos invitar a todos los actos y cultos que realizará la Hermandad en honor a Nuestra Titular.

Gabriel Luis Ruiz Pastor, Vocal de Manifestaciones Públicas.

Viernes 03 de abril (Viernes Santo) a las 6,00 de la mañana: Solemne procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen de la Estrella. Itinerario: Jesús, Divino Maestro, Canalejas, Zapateros, Ramón y Cajal, San Antonio, Plaza del Amparo, Plaza de la Constitución (Estación de Penitencia en la Parroquia Ntra. Sra. de la Paz), Armando Palacio Valdés, Utica, Plaza 28 de febrero, Coso, Perales, Plaza del Amparo, D. Francisco Calero Herrero (antes Arroyo), Iglesia de Jesús. Hermana Mayor: Dª. María Amparo Moreno Ramírez, con domicilio en Plaza Virgen de la Cabeza, número 9.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil