El Obispo de Jaén imparte el Sacramento de la Confirmación a 57 personas de Marmolejo


El pasado viernes 19 de Mayo, en la localidad de Marmolejo, el Obispo dicoesano, Don Amadeo Rodríguez Magro impartió el Sacramento de la Confirmación a un grupo de 57 personas, de los cuales 40 de ellos eran jóvenes y los 17 restantes adultos.

A la llegada a la Parroquia el Obispo de Jaén fue recibido por el párroco de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Paz de Marmolejo, D. Miguel Ángel Jurado Arroyo, por el alcalde de la localidad, D. Manuel Lozano Lozano y por Madre Aurora, superiora del Convento de Madres de Desamparados y San José de la Montaña que existe en el pueblo.

Habiéndose dirigido al Sagrario para hacer una oración y tras saludar a los confirmandos y sus catequistas, Don Amadeo comenzó presidiendo la Eucaristía que fue concelebrada por el párroco de Marmolejo y por el Rector del Seminario de Jaén, D. Juan Francisco Ortiz y amenizada en los cantos por el coro parroquial.

En la homilía, el Prelado jiennense quiso resaltar la importancia de este Sacramento que se estaba celebrando, es el tercero de los Sacramentos de iniciación cristiana, junto al Bautismo y la Comunión. También hizo hincapié en la Primera Lectura de ese día del Libro de los Hechos de los Apóstoles, al igual que el Evangelio que se había proclamado, en ellas se narra cómo los Apóstoles fueron enviados y cada uno cumplía su misión en la Iglesia, cada uno tenía una tarea encomendada por el Señor, al igual que a nosotros hoy se nos pide trabajar, participar en nuestra Parroquia, en la Iglesia, cada cual desde su lugar.

Tras la invocación al Espíritu Santo, cada uno de los confirmandos junto a sus padrinos fueron pasando delante de nuestro Padre y Pastor del Santo Reino, para que junto a la señal de la cruz con el Óleo del Santo Crisma en la frente de cada uno, penetrase en él la fuerza y el derramamiento de los dones sagrados del Santo Espíritu de Dios.

En la conclusión de la Eucaristía, el párroco, D. Miguel Ángel, dio las gracias a Don Amadeo por su visita a nuestra Comunidad Cristiana de Marmolejo regalándole un obsequio típico de este pueblo (una vasera para tomar las aguas del Balneario de Marmolejo, realizada por la asociación de personas con discapacidad de la localidad), al igual que le hizo una invitación a venir cuando lo desee, también comunicó que como muestra de gratitud y caridad por la celebración que pudimos celebrar, la Parroquia de Marmolejo ha realizado una donación económica para el comedor de la Parroquia de Ntra. Sra. de Belén y San Roque de la Capital Jiennense.

La Eucaristía la concluyó el Prelado jiennense con unas palabras de agradecimiento, al igual que invitó a los jóvenes allí presentes a escuchar la llamada del Señor, para seguir a Jesús en la vida sacerdotal o religiosa.


Pedro Antonio Jurado Sánchez – Aguilera.
Parroquia de Ntra. Sra. de la Paz de Marmolejo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.

"La libertad de prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez del despotismo, como decía tácito."  
José María Vigil