jueves, 30 de noviembre de 2017

Absuelven al alcalde de Marmolejo de prevaricación por la concesión del tanatorio | IdealJaén

  • El Ministerio Público, al igual que la acusación particular, pedía la inhabilitación durante ocho años de Manuel Lozano

El Juzgado de lo Penal número 1 de Jaén ha absuelto a Manuel Lozano, el alcalde socialista de Marmolejo, del delito de prevaricación urbanística del que se le acusaba, en relación a la concesión de licencia a un tanatorio de la localidad cuando era concejal de Urbanismo en 2005 y 2006. También ha absuelto del mismo delito a quien era aparejador municipal en esa época, A.L.F. Hay posibilidad de interponer un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Jaén.

Manuel Lozano defendió en todo momento su inocencia en el conocido como caso ‘Tanatorio’ y derivó toda la responsabilidad hacia el que era alcalde en el año 2005, el ya fallecido Cristóbal Relaño. Por su parte, el aparejador municipal A.L.F., también acusado de prevaricación, optó de igual forma por apuntar a Relaño como la persona responsable de todos y cada uno de los pasos que se dieron urbanísticamente para abrir un tanatorio en el municipio.

  • No firmó ninguna licencia

«Yo no participé en ningún momento en la toma de decisiones», indicó Lozano en su declaración judicial, al tiempo que señaló que era Relaño el que «personalmente llevaba todos los detalles». Asimismo, indicó que él no firmó ninguna licencia y de hecho, tal y como esgrimió la defensa, la acusación no ha podido presentarlas físicamente, ni la de obra ni la de apertura, ya que aunque aparecen registradas en el libro de resoluciones de la Concejalía correspondiente, nunca llegaron a encontrarse físicamente para aportarlas a la denuncia.

Lozano señaló que sus firmas solo fueron dirigidas a admisiones a trámite y que fue el pleno del Ayuntamiento el que por unanimidad dio el visto bueno a los pasos que se estaban dando. Asimismo, indicó que desconocía que el proyecto de actuación hubiera sido rechazado por la Junta de Andalucía por no cumplir con la normativa urbanística.

«El alcalde me lo pidió personalmente», indicó el aparejador y recordó que fue Relaño el que asumió el tema como propio e hizo todas las gestiones al respecto, ya que en el municipio había una «presión enorme» por parte de la ciudadanía para poner en marcha esta infraestructura. Apostilló que puso reparos al proyecto de actuación y a la licencia de obra, pero que finalmente dio su visto bueno porque el pleno lo había autorizado.

Este funcionario fue el mismo que además se encargó de forma privada de la ejecución de las obras por parte de la mercantil promotora del tanatorio y lo hizo, según declaró, porque no tenía incompatibilidad y no había nada que se lo impidiera.

El representante legal de la empresa del tanatorio, que declaró como testigo, también se movió en esta misma línea y señaló que todos los trámites y conversaciones las mantuvo personalmente con el alcalde y no con el concejal de Urbanismo, Manuel Lozano.

El Ministerio Público, al igual que la acusación particular, pedía la inhabilitación durante ocho años de Lozano.

Fuente: IdealJaén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios serán supervisados previamente para su publicación, esta situación tendrá sus consecuencias. Se seguirán publicando comentarios independientemente de las ideas políticas de ustedes, siempre y cuando, respeten a los demás.

Está totalmente prohibido publicar comentarios sobre personas anónimas. Todo comentario que contenga un insulto será catalogado como SPAM, lo que te afectará, directamente, a la hora de publicar futuros comentarios.

Un saludo, y sed correctos.


STOP POPULISMO

El populismo es el atajo por el cual jugamos con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente para prometer lo que es imposible. Aprovechándose de la miseria de las personas, dejando fuera, absolutamente, toda razón y lógica en la toma de decisiones. Juega con la necesitad para sencillamente imponer una dictadura.

El populismo ama tanto a los pobres, que los multiplica. Porque lo que busca es esa multiplicación de la miseria para seguir recibiendo un voto a través de cualquier objeto material, que en ese momento, el pueblo necesite.